Bebidas azucaradas, en el punto de mira del fisco

En DADES i SERVEIS te informamos que el 22 de marzo el Parlamento de Catalunya aprobó la ley que crea el tributo sobre las bebidas azucaradas envasadas en respuesta al informe del 11 de octubre de 2016 de la Organización Mundial de la Salud, donde se insta a impulsar medidas impositivas que graven las bebidas azucaradas con el objetivo de reducir problemas de salud como la obesidad y ciertos tipos de diabetes.

Se consideran bebidas azucaradas a efectos de la aplicación del tributo:

  1. Los refrescos o sodas: bebidas sin alcohol de diferentes sabores, con gas o sin gas, preparadas comercialmente y que se venden en botellas o latas, y también las que se suministran al consumidor por medio de un surtidor.
  2. Las bebidas de néctar de frutas y zumos de frutas.
  3. Las bebidas deportivas: bebidas diseñadas para ayudar a los atletas a rehidratarse, y también a reponer los electrolitos, el azúcar y otros nutrientes.
  4. Las bebidas de té y café
  5. Las bebidas energéticas: bebidas carbonatadas que contienen grandes cantidades de cafeína, azúcar y otros ingredientes, como vitaminas, aminoácidos y estimulantes a base de hierbas.
  6. Leches endulzadas, bebidas alternativas de la leche, batidos y bebidas de leche con zumo de fruta.
  7. Bebidas vegetales.
  8. Aguas con sabores.

La ley también prevé los supuestos excluidos de aplicación de este tributo:

No están sujetas al impuesto las bebidas elaboradas a partir de zumos de fruta o de verdura naturales, concentrados o reconstituidos, o su combinación, ni tampoco leches o alternativas de las leches, que no contengan edulcorantes calóricos añadidos.

También quedan excluidos los yogures bebibles, las leches fermentadas bebibles, los productos para uso médico y las bebidas alcohólicas.

Como se grava el consumo, el vendedor de las bebidas debe repercutir el tributo al consumidor final en función del azúcar que contenga la bebida. Sin embargo, el bar, restaurante o supermercado que ponga a disposición del consumidor final este tipo de bebidas no tendrá que ingresar el tributo ya que se crea una figura llamada “sustituto del contribuyente”, el cual se define como el distribuidor que suministra las bebidas azucaradas en el establecimiento donde se ponen a disposición del consumidor final, y será este último quien deberá ingresar las cuotas en concepto de este tributo.

Es, decir, aunque el contribuyente del tributo es el establecimiento donde se pone la bebida azucarada a disposición del consumidor final, serán las empresas distribuidoras las que deberán liquidar e ingresar los importes correspondientes al tributo en condición de sustitutos del contribuyente.

Contáctanos si tienes cualquier duda sobre este asunto.

DADES & SERVEIS S.A. utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor navegación y servicio, analizando sus hábitos de navegación en nuestro sitio web.

Al continuar navegando, entendemos que acepta su uso. Para cambiar su configuración u obtener más información consulte nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies