¿Se puede despedir a una persona de baja por IT?

Muchas y variadas son las consultas que, a diario, nos llegan a DADES i SERVEIS a raíz de la Ley 1/2020, de 15 de julio, por la que se deroga el despido objetivo por faltas de asistencia al trabajo.

El objetivo de esta derogación es evitar la discriminación indirecta por razón de discapacidad y de género, así como la vulnerabilidad profesional, personal y social. Por lo tanto, actualmente no podemos despedir a un trabajador en situación de incapacidad temporal, IT, por causas objetivas (trabajadores que incurren en faltas de asistencia al trabajo, tanto justificadas como injustificadas, que superen determinados porcentajes).

¿Esto significa que no podemos despedir a un trabajador que esté de baja médica?

No. El empresario, cuando lo necesite, siempre puede despedir a un trabajador y, por tanto, el hecho de estar de baja médica no será un obstáculo para materializar el despido. Sin embargo, si el empleado no está de acuerdo con el despido puede impugnarlo ante la justicia y se puede dar el caso de que el despido sea declarado improcedente o nulo.

En la actualidad, sólo es nulo el despido de un trabajador cuando se realiza en virtud de aquellos supuestos en los que la decisión extintiva del empresario tenga como base fáctica algunas de las causas de discriminación prohibidas por la Constitución Española, o bien por conculcación de derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador.

De cara a valorar una causa de discriminación y, por tanto, la nulidad (readmisión del trabajador) vinculada a una situación de IT, la jurisprudencia ha tomado como referencia la normativa de la Unión Europea. Así, si una enfermedad curable o incurable comporta una limitación derivada en particular de dolencias físicas, mentales o psíquicas que, al interactuar con diversas barreras, puede impedir la participación plena y efectiva de la persona de que se trate en la vida profesional en igualdad de condiciones al resto de trabajadores (y si esta limitación es de larga duración) tal enfermedad puede estar incluida en el concepto de discapacidad, según se recoge en la Directiva 2000/78.

En este mismo sentido, el Tribunal Supremo está pronunciando y toma como parámetros de referencia la duración y la limitación de la incapacidad para equiparar la IT a la discapacidad.

En resumen, el Tribunal Supremo ha mantenido que el despido de un trabajador en situación de incapacidad temporal será considerado improcedente y no nulo. Sólo será considerado nulo cuando se acredite discriminación en los términos anteriormente descritos y, por tanto, se entienda una equiparación a la discapacidad.

Sin embargo, en DADES i SERVEIS te recomendamos que cuando tengas dudas en relación a este tipo de despido te pongas en contacto con nosotros para evaluar el caso y evitar un posible elevado coste, tanto en términos económicos como sociales, para la empresa en el supuesto de que el despido se declarara nulo.

Si necesitas más información no dudes en contactar con DADES i SERVEIS.

Entradas Relacionadas

DADES & SERVEIS S.A. utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor navegación y servicio, analizando sus hábitos de navegación en nuestro sitio web.

Al continuar navegando, entendemos que acepta su uso. Para cambiar su configuración u obtener más información consulte nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies