¿Tributan las indemnizaciones por extinción del contrato Laboral?

En DADES i SERVEIS te recordamos que el artículo 49 del Estatuto de los Trabajadores, y en su primer apartado, señala algunos de los supuestos de extinción de una relación laboral. En el segundo apartado se refiere a la documentación que se le debe entregar al trabajador, es decir, el documento de finiquito.

En este documento de finiquito aparecen todos aquellos conceptos que ambas partes, recíprocamente, se deben con el objetivo de saldar la relación laboral.

Entre los conceptos que aparecen figuran las vacaciones pendientes, la parte proporcional de las pagas extraordinarias, comisiones, y las indemnizaciones por despido o fin de contrato.

La cuantía de las indemnizaciones dependerá de diferentes circunstancias: final de contrato temporal, despido procedente, despido improcedente…

Todos estos conceptos son ingresos que percibe el trabajador. Y como ingresos deberían tributar a efectos del IRPF. No obstante, algunos de estos conceptos están exentos de tributar, como serían las indemnizaciones.

Dicho esto, ¿tributan las indemnizaciones? Actualmente la Ley 35/2006 del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas establece en su artículo 7.e) que se consideran como rentas exentas: “Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato.”

Así pues:

La indemnización por extinción de los contratos temporales de obra o servicio determinado y eventuales por circunstancias de la producción estará exenta de tributación por IRPF, siempre que su importe no supere el máximo legal de 12 días de salario por cada año trabajado, para los contratos temporales que se celebren a partir del 1 de enero de 2015.

La indemnización por despido basado en causas objetivas estará exenta de tributación por IRPF, siempre que su importe no supere el máximo legal de 20 días de salario por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

Respecto a la indemnización, de 12 días de salario por año trabajado, en la extinción de los contratos temporales de obra o servicio determinado y eventuales por circunstancias de la producción, desde DADES i SERVEIS queremos aclarar que actualmente se establecen dos criterios:

El criterio de la Agencia Tributaria sigue manteniendo que estas indemnizaciones al no estar exentas de IRPF no se refieren a un despido o cese. Entienden que para poder aplicar esta exención al impuesto, es necesario que la causa de la indemnización sea despido o cese del trabajador (arts. 17 y 99 de la Ley del IRPF).

El criterio de la Audiencia Nacional, según la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional, en sentencia del 20 de noviembre de 2013, se establece que las indemnizaciones por finalización de contrato temporal están exentas del impuesto en virtud de lo establecido en el artículo 7 de la Ley de IRPF. Considera la indemnización como obligatoria: ya que la extinción del contrato supone el derecho a la indemnización. Esta indemnización, además, sigue teniendo una naturaleza reparadora por pérdida del contrato o por no renovación.

Precisado esto, desde DADES i SERVEIS procederemos a tributar estas indemnizaciones conforme al criterio de la Agencia Tributaria. Sin embargo, el propio contribuyente puede decidir o no en el momento de hacer la declaración de la renta interponer recurso contra la AEAT en base al criterio de la Audiencia Nacional.

Recordemos que el despido por causas disciplinarias considerado procedente no da lugar a indemnización.

La indemnización por despido considerado improcedente estará exenta de tributación por IRPF, siempre que su importe no supere el máximo legal de 45 días de salario por año trabajado en la empresa con el máximo de 42 mensualidades hasta el 11/02/2012. Y de 33 días de salario por año trabajado en la empresa con un máximo de 24 mensualidades a partir del 12/02/2012. Esta cuantía es la que está exenta, por lo tanto, las cantidades que la superen tributarán por IRPF. Eso sí, a partir del 7 de julio de 2012, el Ministerio de Hacienda modificó su criterio que había hasta entonces (Despido “express”) y por considerarla exenta de IRPF era necesario que el trabajador impugnara el despido y llegara a un acuerdo con la empresa en el acto de conciliación, o que un juez declarara la improcedencia del mismo. De lo contrario esta indemnización tributaría.

Finalmente el límite de indemnización exenta se ha fijado en 180.000 euros. Eso sí, en estos casos hay que recordar que la indemnización se considera renta irregular (generada en más de un ejercicio), lo que hasta ahora suponía una reducción del 30 por ciento.

Si necesitas más información no dudes en contactar con DADES i SERVEIS.

DADES & SERVEIS S.A. utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor navegación y servicio, analizando sus hábitos de navegación en nuestro sitio web.

Al continuar navegando, entendemos que acepta su uso. Para cambiar su configuración u obtener más información consulte nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies